Cónclave


Un lugar

Si hablo de la capilla de la Asunción en el Vaticano, probablemente pienses que es alguna capilla secundaria dentro del vasto complejo de los palacios vaticanos. Sin embargo, si te digo que dentro se suele colocar una estufa (actualmente dos), que se suele utilizar en los cónclaves y que en sus paredes y bóvedas están los frescos más importantes de la historia del arte, pues probablemente llegues a la conclusión de que me refiero a la Capilla Sixtina.

Popularmente conocida así debido al pontífice Sixto IV, que mandó construirla sobre una capilla anterior del trecento; la Sixtina, que simula las dimensiones bíblicas del Templo de Salomón (cuya onomástica hoy se celebra), refleja a mi modo de ver perfectamente la forma de ser de los italianos: es la conjugación perfecta entre la practicidad romana, con la austeridad medieval y una forma de interpretar la belleza que ningún país es capaz de igualar. Muros de tosco ladrillo que soportan frescos renacentistas. Antiestéticos contrafuertes que sostienen un pasillo sobre arcadas típicas medievales. Frescos pintados por las mejores manos de la historia del arte. Y la chimenea. ¿Qué decir de la espontánea y relevante chimenea? Más adelante hablaré de ella.

Cuando llegas allí, tienes la conciencia que entras en un lugar único, especial, privilegiado. Quizás los cientos de personas que te rodean, te impiden contemplar ese momento con la trascendencia que te gustaría; pero aún así, estar en la Sixtina es como estar dentro de la historia, dentro de un cuadro, dentro de la iglesia. Sientes que minúsculamente perteneces a la iglesia, eres parte de la historia y eres parte del arte. Quizás sea porque ver, respirar de aquella atmósfera es una prueba de fe: esto existe, y estoy dentro. Estos frescos, este ambiente existe y yo lo estoy viendo, palpando, respirando, no está solo en los libros, en las fotos, en la historia, yo lo estoy viendo, estoy dentro. Y lo que es mejor todavía; piensas: este espacio también está hecho para mí, también fue construído para mí, también fue pintado para mí, también está abierto para mí.

Affreschi Sistina Buonarrotti

Esto de que sea un espacio privilegiado, también lo piensa y siente la iglesia, concretamente en la Constitución Apostólica “Universi Dominici Gregis”, sobre la vacante de la Sede Apostólica y la elección del Romano Pontífice promulgada por Juan Pablo II:

(…) considerado el carácter sagrado del acto (del cónclave) y, por tanto, la conveniencia de que se desarrolle en un lugar apropiado, en el cual, por una parte, las celebraciones litúrgicas se puedan unir con las formalidades jurídicas y, por otra, se facilite a los electores la preparación de los ánimos para acoger las mociones interiores del Espíritu Santo, dispongo que la elección se continúe desarrollando en la Capilla Sixtina, donde todo contribuye a hacer más viva la presencia de Dios, ante el cual cada uno deberá presentarse un día para ser juzgado.

Un acto

Me llama la atención lo del carácter sagrado del acto, creo que a la vista del hombre contemporáneo, este es un rasgo que cuesta entender. El cónclave no es sólo un proceso electoral, es más que eso. Es un acto religioso. Por eso se hace en una capilla, la Sixtina. Por eso se realiza una Misa Pro Eligendo Romano Pontífice antes del cónclve. Por eso tienen todos los cardenales en la mesa del cónclave la Liturgia de las Horas. Por eso antes y después de encerrarse “con-clave” tienen un momento de oración en la Capilla Paulina. Por eso la Casa Santa Marta, donde se hospedan los cardenales, tiene capilla propia.

Sin embargo, con el prisma del siglo XXI, hay cosas que chirrían en esta liturgia para elegir pontífice. Y es difícil explicar y comprender que este ritual que se ha heredado, enriquecido y adaptado con el paso de los siglos, sea necesario en su totalidad para elegir un nuevo sucesor de Pedro. Dicho de otra manera, ¿es necesaria tanta parafernalia, secretismo y ritual para elegir un nuevo Papa? ¿Son necesarios un vestido de unos 6.000€ por cardenal, unas medidas de seguridad apabullantes con inhibidores de frecuencia y un tubo medio oxidado de metal para dar a conocer las votaciones?

Seguramente no. Pero el peso de la garantía que da la historia y el poso de la seguridad que da la liturgia son don razones muy sólidas como para cambiarlas de la noche a la mañana. La iglesia es por tradición una institución lenta al cambio; pero ese ir un paso por detrás, le da una gran confianza para ser conciencia crítica del mundo. Si se me permite, es como la abuela a la que consultar y a la que siempre se escucha su opinión y consejo, porque la vida ha demostrado que su criterio es a la larga certero, aunque pueda ser considerado erróneo en ciertos asuntos. No quiero entrar a polemizar más sobre esta sabia abuela.

Entiendo que con la liturgia de la elección de nuevo pontífice romano, la iglesia sigue enseñando que elegir un nuevo Papa es mucho más que un proceso electoral humano, pues es necesario dejar abierto espacio al componente divino y en concreto al Espíritu Santo, en el que recae la responsabilidad de la elección. Me parecen interesantes unas palabras del ya Papa emérito Benedicto XVI antes de ser Papa, en 1997:

El papel del Espíritu Santo hay que entenderlo de un modo más flexible. No es que dicte el candidato por el que hay que votar. Probablemente, la única garantía que ofrece es que nosotros no arruinemos totalmente las cosas.

Una buena forma de vivir la fe: desde la libertad del criterio humano de los cardenales y desde la gracia que siempre se derrama.

Un símbolo

En estos días, la iglesia con el Espíritu está decidiendo su futuro a corto y medio plazo, está tomando una decisión grave, importante, que marcará el rumbo de la teología, la dogmática, la liturgia, la pastoral, etc, etc… Y frente a ese evento tan importante, y tan seguido por millones de personas: la espiritualidad de la chimenea.

Vivimos en un mundo veloz, que necesita respuestas inmediatas a situaciones urgentes, que es capaz de obtener cualquier información en la palma de la mano y en el momento, que requiere diferentes vías para contrastar las noticias.  Lo que escupe un tubo provisional de un color indeterminado es la respuesta de la iglesia al mundo. Blanco o negro. A ninguna hora concreta, pues el horario puede cambiar. No hay otra forma. No hay más. En plena sociedad de las redes sociales y las webs 2.0, la iglesia y el Espíritu hablan en humo. ¿Hay algo más intangible? ¿Hay algo más voluble? Para mí es una lección.

Gaviota sobre la chimenea de la Capilla Sixtina

Seguramente el cónclave podría ser retransmitido on-line en streaming, podríamos ver las diferentes tendencias en la iglesia, veríamos alguna discusión seguramente, veríamos cómo rezan, o cómo comen… ¿Pero es eso importante? ¿O lo importante es que se elija a un nuevo Papa?

Un futuro

Sin embargo, creo que la iglesia todavía tiene mucho camino por andar. ¿Dónde tiene cabida la mujer, que juega un papel tan importante en multitud de parroquias? ¿Dónde tienen voz los sin voz, los empobrecidos, los últimos, las prostitutas, los pecadores, los humildes? ¿Qué confianza debemos otorgar a estos “pro-hombres” nombrados cardenales que necesitan de complicados sistemas de telecomunicaciones -y pena de excomunión- para asegurar su silencio? ¿Dónde tiene cabida la juventud -y la madurez- en este grupo de sexagenarios, septuagenarios y octogenarios? ¿Cómo puede el mensaje revolucionario de Jesús no chirriar entre mármoles, oros y zapatos de becerro no nato?

Espero que la iglesia, santa y pecadora, como se dice siempre, siga respondiendo a la llamada de Dios, siga caminando (aunque algún paso por detrás, pero caminando), siga viva con sus tensiones entre progresistas y moderados, entre tradición y actualidad, entre liturgia y espontaneidad… Y siga con su espiritualidad de la chimenea.

La renuncia de Benedicto XVI


No soy precisamente un defensor de la figura del Papa, ni de su cargo: el papado. Tampoco me considero alguien que defienda que es una figura que deba desaparecer. La verdad es que no me gustaría estar en su pellejo. Ni antes, ni ahora, ni dentro de unas semanas.

Tenía ganas de escribir unas líneas sobre la renuncia del Papa, a la luz de algunos artículos que he leído entre la maraña de tendencias e ideologías que cohabitan en el mundo cristiano y en el profano, por así decirlo.

Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando. Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de san Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado.

Benedicto XVI. Declaratio. 10 de febrero de 2013.

Por un lado, hay un primer punto que genera mucha polémica, y es si nos creemos que el estado de salud sea la única causa de la renuncia del Santo Padre. He leído diversos artículos que parecen estar escritos dudando de que su ancianidad sea la única causa de ello, algunos lo muestran abiertamente; otros escriben dando por supuesto que hay mucho más de lo que se nos quiere hacer ver.

Sinceramente, dudo mucho que lo lleguemos a saber en la futura historia reciente de la Iglesia. Pero creo que aquellos que siempre ponen en solfa la credibilidad de la Iglesia, han visto en esta renuncia una herida purulenta por la que supuran los males de la curia vaticana.

Mi opinión personal desde el desconocimiento del carácter del Santo Padre, es que Benedicto XVI es una persona de gran profundidad, de gran calado espiritual y sobre todo muy inteligente. Creo que bajo ningún concepto considera su ministerio como un cargo político al que uno se aferra o se baja según vengan bien o mal dadas. Creo que es consciente de la grandísima responsabilidad que conlleva su cargo, y por tanto su renuncia. Por lo que, no creo que haya renunciado por luchas de poder en el seno del Vaticano -no dudo que las haya-, como un acto de egoísmo, o como un acto de rebeldía y frustración ante la vorágine de noticias antievangélicas que han salpicado al Vaticano.

Imagen

Un segundo punto, que genera un mayor debate teológico y quizás humano, es el siguiente: si nos creemos que el Papa renuncia únicamente por razones de salud, ¿qué le diferencia de su predecesor Juan Pablo II? ¿Por qué el Papa polaco aguantó hasta el martirio -diría yo- y Benedicto XVI prefiere no coger la palma del martirio?

La historia no es precisamente la mejor defensora de Benedicto XVI. Que en 6 siglos no haya habido ninguna renuncia papal, no le asemeja a sus antecesores, le hace ser una rara avis dentro de la fauna pontifical, si se me permite la vulgar expresión. ¿Por qué si sus antecesores murieron con la tiara papal, este anciano Papa decide romper esa ley no escrita y renunciar al cargo?

«Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie.»

Código de Derecho Canónico. Canon 332.

Y no sólo ello, avanzo un poco más. Existe una cuestión que merodea en el trasfondo: si un Papa es elegido por el Espíritu Santo -mediante cónclave-, ¿la renuncia significa un no a Dios?, ¿la renuncia significa una mayúscula respuesta egoísta frente a la exigencia del ministerio encomendado?

La pregunta tiene mucha miga -tanta, que soy incapaz de llegar al fondo de ella-, pero prefiero no quedarme en el currusco o en la corteza. Desde mi punto de vista, entiendo, o quiero entender, los fundamentos de su decisión desde la teología. Y recordemos que quizás sea el mayor teólogo que tiene la Iglesia.

Creo que su renuncia está tomada desde su relación cercana con Dios. Sólo me cabe entenderla desde este punto de vista. Desde un Dios que se hizo humano, que no exige a cada uno más de lo que puede dar, de un Dios que no quiere sacrificios gratuitos, que habita en el corazón de cada hombre y que siempre tiene la capacidad de sorprendernos. ¡Vaya si ha sorprendido!

Desde mi punto de vista, la renuncia del Papa es un acto de sinceridad, de franqueza y de valentía por romper la tradición y por crear incertidumbre en los fieles. Pero no sólo eso, para mí demuestra que Dios sigue haciéndose hueco en el corazón de los hombres, aún en la cúspide del poder, desafiando convencionalismos, desafiando a la historia y desconcertando a quienes creemos en él.

Probablemente Juan Pablo II pensó en renunciar y en cambio decidió -se sintió llamado- a asumir su ministerio hasta su muerte, hasta las últimas consecuencias, mostrándose humildemente al mundo como un anciano enfermo. Seguramente los últimos meses, quizás años de su pontificado, no fue él quien por sus limitaciones asumió totalmente las tareas que su cargo conllevaba y fueron otros quienes lo hicieron. Ahora Benedicto XVI, quizás previendo esta situación, haya conseguido que con su renuncia, el Papa lo sea como tal; asumiendo con plenitud de fuerzas, salud y espíritu todo su pontificad, de principio a fin; sin ayudantes, sin suplementos.

Los dos últimos papas han dado dos respuestas diferentes a su llamada al ministerio pontificio. Para mí las dos son válidas, las dos son muy valientes, las dos son coherentes, las dos son complementarias, no opuestas y las dos hablan de una relación muy estrecha con Dios. Y creo que eso es muy positivo para la Iglesia.

Ave Caesar, morituri te salutant


Antes de empezar quiero explicar que el título, que pudiera ser ofensivo; está puesto en clave de sarcasmo por cómo los medios y diferentes partidos e ideologías han manejado y utilizado un caso particular, el de Eluana, para arrimar el ascua a su sardina. Quizás sería más correcto poner “los que quieren morir hablan”. Yo quiero hablar aquí no sólo de la señora Englaro, sino hacer una reflexión general sobre la eutanasia (del griego “buena muerte”).

He de confesar que me reconozco como un desconocedor (valga la redundancia) de la eutanasia y de la postura oficial argumentada de la Iglesia, aunque sí me he informado sobre sus declaraciones al respecto en los últimos días. En el caso concreto de Eluana Englaro, desconozco cómo era la vida que llevaba, pues la información cambia mucho según el medio en el que se lea, (malditos partidos e ideologías, en este caso). Para unos hasta sonreía y para otros hasta tenía llagas y sólo podía ponerse en una postura.

Además, creo que es un tema muy complejo. Afecta a muchos campos, a la moral, a la religión, a la política, a la sociedad, a la medicina, al derecho, incluso a la economía y todo ello englobado en la bioética. Y sin embargo, como seres humanos que vivimos ahora, en nuestro tiempo, tenemos la obligación de dar una solución a un determinado y eterno problema, en este caso con nombres y apellidos y en un lugar concreto: Italia ¿no había otro país?.

Yo, ciudadanito de a pie, creyente, todo esto me supera, pero también voy a dar mi opinión, me apetece. Me apetece compartir lo que yo creo al respecto.

Es una obligación y también un deber parlamentar y dialogar sobre este tema, y nunca despotricar y aferrarse como si sólo hubiese un punto de vista al problema. Probablente (otra vez esta palabra) todas las posturas al problema tengan sus aspectos positivos y negativos y seguramente no haya un único camino. Elijamos entre todos el menos malo, el camino que para cada persona sea el mejor.

Exactamente no sé cual es la finalidad de la medicina: si es evitar la muerte o que la persona tenga la mayor calidad de vida posible. A mí, y a mi familia nos han sanado, pero no sé cuales son los fines últimos de su profesión. Si hay algún médico que me quiera responder al respecto, escucharé con atención.

Por otro lado, me pregunto como aquél viejo anuncio ¿Y Dios que opinará de esto? En teoría, y por lo que he leído,  la postura la de la Iglesia es “la vida es un bien no disponible”, en palabras textuales del Papa y además se remite a las curaciones que hizo Jesús. Y lo que yo interpreto es: ¿hay que esperar a que Dios haga un milagro por esta chica? ¿por qué ella? ¿y va a salvar Dios a todos los enfermos en estado vegetal? ¿sería justo ésto?

En otra cara de este poliedro, me pregunto ¿No tiene suficiente libertad el hombre como para decidir sobre su propia vida? ¿El hombre -o persona- en el que cree la jerarquía eclesiástica es alguien contrapuesto a Dios? ¿No es verdad que Dios habita en nosotros? ¿No es verdad que nos creó a su imagen y semejanza? ¿No es verdad que nos creó libres? ¿En qué hombre creen?

Lo que quiero decir con otras palabras es que la persona es algo tan complejo es una mezcla de razón y corazón, de creencias y razonamientos, de salud y de enfermedad, de vida y de muerte… Y todo eso, lo ha creado Dios, libre, tan complejo y tan natural a la vez. Y considero que las personas también somos Dios (no tomen a la ligera esta afirmación) y que tenemos capacidad de decidir sobre la vida y la muerte. A lo largo de la historia hemos acertado y nos equivocado muchísimas veces. Y ha habido etapas de muchos aciertos y etapas de error tras error. Y estamos aquí tras siglos y milenios de existencia, y nos seguimos preguntando sobre la vida y la muerte y reflexionamos sobre ¿qué pensará Dios sobre ello?

Y lo más bonito es que toda esa historia humana, es también una historia divina. Dios ha estado en cada paso, en cada acierto y en cada error. La metáfora que se me ocurre para esta situación es como cuando un niño pequeño que quiere coger algo y antes de enfrentarse al problema le mira a su papá (abbá) para que se lo solucione -como queriendo decir “mira a ver si haces algo”- , en vez de buscar la manera de cogerlo. Y su padre, le mirará y dejará que se caiga y que a lo mejor se golpee y se vuelva a levantar para conseguir lo que quiere. Señores de blanco y púrpura, seamos adultos, asumamos nuestro poder (el de gestionar y vivir nuestras vidas) eso sí con responsabilidad; nos equivocaremos seguro, pero juntos, y siempre juntos, encontraremos la solución menos mala. Como dije antes, lo hemos muchas veces mal, pero hasta aquí hemos llegado y diría yo que ¡qué bien estamos!.

Que quede claro que creo en los milagros, pero no en milagros programados y a la voluntad del hombre; sólo Dios sabe cómo, cuándo y porqué. Dios es amo y señor. Todos los esfuerzos por racionalizar y explicar los milagros de Dios les considero inútiles. Es imposible comprender el “modus operandi” de Dios. No sé si la jerarquía de la Iglesia pretendía un milagro de Dios, o si esperaba a que esa persona muriese de vejez, lo desconozco.

El dolor es algo inherente a la condición humana, desde el Vaticano se afirma que hemos de asimilarlo, que no hemos aprendido a vivir con él. Y en parte tienen razón. Ahora bien, ¿es humano (y mucho más, cristiano) el dolor por y para alargar una vida ad infinitum? Quizás, nos hayamos convertido en un mundo super-práctico, donde hay que conservar lo que vale y deshechar lo que no vale, incluso con las vidas humanas. Últimamente me pregunto, si no nos estaremos aferrando tanto a la razón y a la ciencia, como para no dejar paso al milagro. ¿Creemos tanto en qué esa vida no sirve, no vale, “no es vida”? ¿Lo tenemos tan claro? Y seguramente, al 99,999999% la vida de Eluana era irreversible. Ahora bien, ¿su vida era digna? ¿para quién? ¿qué entendemos por digna? Abro el debate.

Podríamos debatir sobre el conservar la vida a ultranza, quizás por miedo a la muerte o a matar, podríamos hablar si a Eluana la han matado o ya estaba muerta. Por cierto, ¿por qué se habla del derecho a una vida digna, cuando se debería decir el derecho a una muerte digna? Si es que las muertes son dignas, claro.

Resumiendo. Doy un sí rotundo y en mayúsculas a la vida. Y a la vida entendida no sólo en cuanto a lo físico, no sólo encerrada en el cuerpo. Seguramente haya muchos casos de personas encarceladas en su cuerpo y sin embargo libres en su alma.

Doy un no a un prolongamiento de la vida del cuerpo humano (distanasia) sin sentido, cuyo único fin es la negación de la muerte a toda costa.

Que Dios nos ayude a comprender nuestra naturaleza humana y divina.

P.D.: Animo a escribir sobre el tema. A mí, me plantea muchas dudas y según iba escribiendo, me iban surgiendo más en mi cabeza. Creía tener ideas claras al principio y al final he navegado en un mar de dudas, pero sin dudas no se crece. Gracias a ‘El Hierro y el Azúcar‘ por abrir brecha y plantear este debate.