Japón sigue existiendo


Han pasado ya más de cuatro meses desde que Japón sufrió el terremoto mas duro de su historia -desde que se tienen datos-. Pretendo dar información y hacer reflexionar sobre las consecuencias de esta catástrofe natural y humana.

Como sabemos, el fuerte terremoto de 9,0 grados, provocó dos consecuencias que fueron devastadoras para la población nipona. Una de causa natural e instantánea y de terroríficas dimensiones: el tsunami. Y la otra, a causa de las anteriores: la catástrofe nuclear sufrida principalmente en la planta de Fukushima Daiichi.

Tenemos un margen histórico de más de cien días para poder evaluar lo que sucedió en esa fecha que se está convirtiendo en tabú para el mundo desarrollado. Este margen de tiempo nos permite tomar cierta distancia para juzgar un poco mejor lo que pasó y sus consecuencias. Es un período corto de tiempo, aunque para los japoneses seguro que ha sido muy largo. Desde nuestra distancia geográfica y cultural, quedan ya muy lejanos aquellos días de escuchar palabras como Fukushima, milisievert, tsunami, becquerelio, estroncio o medidor geiger.

¿Y los medios de comunicación? ¿Hace cuánto que no escuchas algo de Japón? Ya parece que hemos pasado página, aquello ya pasó. ¡Pobre gente! Eso pensamos. Desde nuestra seguridad geológica. Desde nuestra distancia geográfica. Desde nuestras diferencias culturales. Lo que recibimos del mundo, nos llega a través de la pantalla de la tele, o de las ondas herzianas (como se decía antes), o de los portales de información. Quizás necesitemos (demandamos) que todos los días nos den una noticia nueva: no-se-qué-político ha criticado al del bando contrario, famosete-de-poca-monta rompe su relación con actriz-de-tres-al-cuarto, entrenador-showman critica a los árbitros, equipo-todopoderoso ficha a amago-de-futbolista…

Pero… ¿eso es importante? ¿Necesitamos esas noticias o nos hemos acostumbrado a necesitarlas? ¿Realmente nos importan esas noticias o han hecho que nos importen? Sin embargo, en el mundo siguen pasando muchas cosas y tan importantes que afectan a miles y millones de personas. Por poner un ejemplo, enlazo un vídeo que he encontrado sin rebuscar mucho en la red:

A día de hoy, obtener información entendible de lo ocurrido en Japón para un ciudadano normal y corriente se convierte en una misión casi imposible. Por poner un ejemplo, el CSN (Consejo de Seguridad Nuclear, de España) ha redactado su último comunicado sobre Fukushima el 4 de mayo. Además, los periódicos de tirada nacional tienden a comunicar las noticias dependiendo de su posicionamiento pro o antinuclear. Aún así, he podido deducir algunos datos comparando fuentes, intentando ser lo más objetivo posible.

Los datos

Vuelvo a Japón. Vuelvo a Fukushima. A día de hoy, el grifo radiactivo sigue abierto; de hecho, el pasado 4 de junio se registró el nivel más alto de radiactividad medido hasta el momento. TEPCO, la compañía japonesa que gestiona la central, ha declarado que tardarán entre 6 y 9 meses en llevar los reactores a parada fría. Actualmente hay 3 reactores fuera de control. Se ha admitido la posibilidad de fugas en la vasija de algún reactor. Además tenemos 100 mil toneladas de agua altamente contaminada que no se sabe qué hacer con ellas.

Estos datos serían preocupantes en una central nuclear en pleno desierto del Gobi. Pero Fukushima, se encuentra en la orilla del mar y esto significa que se han liberado grandes cantidades de radiactividad al mar. Se han descubierto restos de estroncio en el fondo marino. Han detectado niveles medios de elementos radiactivos en las costas de Estados Unidos. El gobierno japonés ha decretado restricciones para las zonas de baño.

Y por si las consecuencias medioambientales no fueran suficientes, nos quedan las más importantes, las humanas. Después de 4 meses sigue existiendo una zona invisible de 20 kms. a la redonda de Fukushima, donde se prohíbe vivir. Además existe otra área comprendida entre los 20 y los 30 km. donde se recomienda no estar o salir si fuera posible. Un total de 124.000 personas siguen viviendo fuera de sus hogares, en instalaciones estatales, en casas de familiares o en hoteles.

El gobierno da por hecho que es inevitable vender productos contaminados, lo que repercute directamente en la alimentación de la población japonesa. Se han descubierto casos de radiación detectada en la orina de niños. Resulta difícil establecer conclusiones globales de la huella de contaminación radiológica en la población, pues se hace referencia a casos aislados y no a grupos representativos. Pero además de los daños fisiológicos, las oenegés que trabajan en la zona nos alertan de la necesidad de atención psicológica que requieren los afectados. Además se señala que se han producido un 20% más de suidicios que el mismo mes del año 2010.

Y no me quiero olvidar de los trabajadores de la central nuclear. A falta de datos precisos, parece que 2 trabajadores superaron con creces la dosis establecida, siendo probable la aparición de cáncer en sus cuerpos. Otros 6 superaron ese umbral teórico. Por no hablar de al menos un fallecido que murió al perder la consciencia mientras trabajaba. A día de hoy los trabajos de recuperación serían impensables sin la ayuda de los robots (que ni sufren, ni padecen los efectos de la radiactividad).

Soy consciente de que no he mencionado los efectos que la radiactividad (en dosis excesivas) pueden provocar en el ser humano. Enlazo aquí un informe publicado en El Mundo. Creo que no se trata de ser alarmista, pero tampoco se trata de ver las consecuencias como algo normal o que tenía que pasar.

El objetivo de este artículo, no es que te posiciones a favor o en contra de la energía nuclear, pues no abordo el tema de las energías (ventajas e inconvenientes); pero sí quiero ofrecer un punto de vista lo más humano, cercano y real (desde mi gran distancia) de lo sucedido. Creo que hay una gran desinformación de lo que sigue siendo una catástrofe: nuclear, medioambiental y sobre todo humana. No porque no sea interesante. No porque no haya medios.  Sino que es porque no interesa.

Mis juicios:

  • Desde luego tengo claro que desde un principio se intentó suavizar el tamaño de la catástrofe nuclear, un incidente -o accidente-, que sigue sin estar controlado y que las secuelas van a permanecer años y siglos en la población y en el medio ambiente. Un ejemplo de ello es que se elevara el accidente al nivel 7, el máximo, de la Escala de Accidentes Nucleares un mes después del 11 de marzo.
  • Los medios de comunicación se bambaleaban desde el sensacionalismo de una hecatombe como nunca había visto la faz de la tierra, hasta la justificación de un accidente como moneda de cambio ante el progreso y la creciente demanda de energía, es decir como un daño colateral inherente al progreso.
  • Por no decir de esa idea que permanece en lo más profundo del raciocinio humano que manifiesta que  la naturaleza se acaba vengando, en la cual la palabra culpa aparece inconscientemente ligada a la raza humana.
  • Es muy curioso como desde ese 11 de marzo todos los países, agencias y comisiones dedicadas a la energía nuclear, han realizados estudios y más estudios sobre si las centrales son seguras o suficientemente seguras. Siempre nos habían asegurado que era la energía más segura, -estoy seguro que si no hay incidentes lo es-, pero a día de hoy se asegura que no es lo suficiente.

Efectivamente el progreso conlleva sus riesgos. Y sólo cuando se evalúan friamente los pros y los contras, podremos evaluar si estamos desarrollándonos sostenidamente. En este caso los contras han sido muy graves. Y por eso, espero que las autoridades y los medios de comunicación nos permitan evaluarlo por nosotros mismos, mostrándonos lo que sucede, no ocultando información (por defender unos intereses poco éticos), no manipulando cifras y datos.

Si has llegado hasta aquí, enhorabuena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s